Monday, 23 November 2009

RASTAS






















Whoopi Goldberg, con rastas pero sin cejas.


De todas las gilipolleces que uno puede hacer por “moda”, probablemente una de las más asquerosas y putrefactas son las rastas.
Y, últimamente me veo expuesta más de lo que desearía a este tipo de expresiones de mal gusto en forma de pelo podrido.

Amigos: las rastas han vuelto. Por lo menos en Londres. Especialmente entre un sector maligno del país que tantas cosas maravillosas ha aportado culturalmente y que tanta escoria exporta al extranjero: Italia. Por alguna razón Italia produce cantidades ingentes de cumbayás con grandes empanadas mentales, entre otras razas espantosas.
Motivos por los que alguien puede hacerse los dreadlocks
Porque es Whoopi Goldberg.

Porque es un jamaicano rastafari. En este caso, las rastas resultan muy cómodas para domar su difícil cabello y además forman parte de su cultura.(A mi entender, este y el de Whoopi son los únicos casos aceptables).

Porque es un adolescente porrero que tiene un poster de Bob Marley en su cuarto y los dedos amarillos de quemar.
Para follar con las pijas a las que les parece “supermono” el chico de las rastas.( Aunque puede que eso fuese más de mis 17.) Sí, confieso haber caído en la trampa.
Porque es un montañés cumbayá que no se entera de nada y que ha salido del pueblo con su guitarra.
Simplemente porque es un guarro .Gran ahorro en champú,como diría mi abuela.

Como conclusión, aunque parece haber quedado ya bastante claro, quiero declarar mi oposición a las personas que deciden tomar el camino de la mugre y los piojos. Sobre todo cuando se hace por una absurda moda y no por firmes convicciones(cómo en el caso de los auténticos punkis ,travellers,etc..). A pesar de todo, amigos míos, en esta vida chiripitifláutica, siempre nos toparemos con excepciones a la regla.

Mi excepción particular se llama Kat y es una chica polaca que suelo ver en algunos tugurios que frecuento. Kat es una club kid bastante conocida por aquí y por allá. Es pequeñita, un poco tomboy, un poco tímida y con una estética que al 90% del mundo no le funcionaria, pero que a ella, tocada con la varita mágica, le funciona. Y con un resultado no solo fantástico sino inspirador y activador de la imaginación. Kat se ha montado un universo propio, su estética, sus fotos, su mundo..…Aquí posteo una foto que saqué de su myspace de la época en que llevaba los mentados dreadlocks. La foto me parece magnífica y creo que incluso los turulos de pelo churretosos e infames le quedan genial. Pero Kat es un ser hermoso y mágico, adorados lectores y para nuestra desgracia, la mayor parte de la humanidad, NO LO ÉS.



Nota: Hemos quedado en que si no eres Whoopi Goldberg, una nínfula maravillosa o un rastafari jamaicano, mejor aparcar la mugre.


3 comments:

  1. Whoopi y un rastafari jamaicano son la misma cosa.
    Qué razón tienes, ¡que se les quemen las rastas quemando hachís!

    ReplyDelete
  2. Joder Nasti... ya me podrias haber dicho todo esto cuando yo era un "adolescente porrero que tiene un poster de Bob Marley en la puerta y los dedos amarillos de tanto quemar", entonces te parecian "superguais".
    Pero claro para ser digno de ellas hay que ser un punky-traveller-bohemio auténtico con mucho mundo interior que esta por encima de modas y chismorreos ¿donde te dan el carnet para ser eso?
    Gus

    ReplyDelete

Imagínate que entras en una habitación en donde hay un botón rojo. Cada vez que lo aprietas, muere un chino y automáticamente se añaden 10.000 euros a tu cuenta corriente.Puedes apretarlo las veces que quieras y nadie, nunca, podrá saberlo. ¿Qué harías?